Los puntos claves del masaje osteopático

Vamos a repasar los diferentes puntos básicos del cuerpo que se tienen en cuenta al realizar un masaje osteopático.

Qué partes del cuerpo masajear en osteopatía

La cabeza

Aunque difíciles de ver y percibir, la cabeza tiene debajo de la piel millares de capilares pequeños, multitud de nervios, músculos importantes y los huesos que protegen los órganos internos. Hay también vasos linfáticos, venas y glándulas de secreción. Está unida al resto del cuerpo por la espina dorsal y diversos grupos musculares. Es la pieza clave en el organismo humano y en ella se asientan todos los mecanismos que dirigen y controlan el cuerpo físico y mental. Su cerebro necesita mucho más oxígeno que el resto del cuerpo y por tanto es más sensible a la carencia de tan importante gas. Dar un masaje a la cabeza proporciona más oxígeno y con ello no solamente mejoramos su vitalidad sino la de todo el cuerpo.las ventajas de los masajes osteopaticos

Del mismo modo, cuando efectuamos un masaje osteopático se abren por completo los canales del Qi y su efecto produce un aumento de la vitalidad celular, retrasándose incluso el envejecimiento. Se mejoran también las facultades psíquicas, las emocionales, los trastornos de la conducta y la salud.

A la cabeza le afectan especialmente los problemas nerviosos, ya que cuando los nervios están contraídos también lo están los músculos y con ellos el aporte sanguíneo, especialmente sensible en la coronilla, siendo ésta la causa principal de la calvicie prematura. Por tanto, y ante una caída del cabello inexplicable, lo primero que hay que hacer es un masaje del cráneo. La cara, las mejillas, también acusa los trastornos nutritivos y circulatorios, y mediante su estimulación mejoramos igualmente la salud de la nariz y la boca, además de la piel. La frente es otra zona muy importante donde se acumulan las tensiones emocionales, lo mismo que en los músculos del cuello, tanto laterales como traseros. Un dolor de cabeza intenso es síntoma de exceso de Qi, mientras que los mareos lo son de carencia.

Puntos a tratar

Los puntos o puertas importantes están situados en el entrecejo, lo que permite despejar las vías nasales obstruidas, en los laterales del puente nasal (hay que hacer el masaje simultáneo en forma de círculo), y subiendo llegaremos hasta el centro geográfico de la cabeza, para bajar nuevamente hasta la nariz. El masaje debe ser extremadamente suave. Existe otra cavidad debajo de la nariz, entre ésta y la boca, la cual se utiliza frecuentemente para recuperar a las personas desmayadas. Mediante una fuerte presión vibratoria se estimula enérgicamente todo el organismo y se desbloquea el Qi estancado en la cabeza.

En la zona trasera del cráneo, en los temporales, se asientan unas cavidades muy importantes en las cuales se reflejan todas las tensiones emocionales y son origen de multitud de dolores de cabeza. Un ligero masaje relajará esos músculos y para completarlo efectuaremos un masaje hacia arriba y hacia abajo, para terminar llegando hasta la barbilla.

Lateralmente encontramos otros puntos debajo del pabellón de las orejas por donde baja una arteria vital que suele quedar oprimida en momentos de tensión. Esto produce una disminución del riego sanguíneo que puede repercutir incluso en el corazón. En las zonas laterales de los oídos, arriba y abajo, están otras arterias también importantes, cuyo déficit se suele demostrar con la canicie precoz, síntoma de la falta de riego sanguíneo. También podemos eliminar el estancamiento del Qi actuando sobre la articulación de la mandíbula, con lo cual estimulamos las glándulas parótidas, y en los músculos que sujetan la parte inferior de la cabeza.

Técnica a emplear: osteopatía cervical

El masajista estará situado detrás, mientras que el paciente podrá estar sentado o tumbado. Se comienza dando un masaje circular al puente de la nariz y después se realizan unos pequeños golpes en la frente y la coronilla, finalizando con un masaje vibratorio en los hombros.

Realiza ahora un masaje en los temporales, después en las mejillas y continúa en la parte delantera del cuello. Después haz un masaje alrededor de los ojos y pon tu mano entera bien caliente, presionándole totalmente los ojos.

Con los dedos presiona delante de las orejas, de arriba abajo, continuando con golpes hacia el cuello. Luego realiza un masaje suave a toda la oreja.

Realiza un masaje en la parte posterior del cuello empezando por la base del cráneo, presiona con los pulgares en los músculos hasta llegar a las vértebras cervicales gracias  la osteopatía cervical y da masajes a los hombros.

Finalmente, pon la palma de tu mano encima de su cráneo y realiza un movimiento circular para soltar la piel del cráneo y así hasta llegar a la parte posterior del cuello.

La espalda

Es la parte más tratada por estar situada allí la columna vertebral y una extensa red de nervios que salen de la espina dorsal. Unos se dirigen a las manos, otros a los pies, mientras que otros lo hacen a los órganos internos. Se considera el centro del sistema nervioso y mediante ella se controla todo el cuerpo, corriendo a todo lo largo el llamado Vaso Gobernador y el Vaso de Empuje. Ambos regulan el depósito del Qi mediante seis canales primarios Yang, necesitando todo el sistema nervioso la alimentación bioeléctrica que le suministra, considerándose que es el Qi el responsable del buen funcionamiento de los nervios.

Tal complejidad es sin embargo muy la osteopatia cervicalfrágil y cualquier alteración en el sistema muscular puede afectar a tan importante red nerviosa. La capacidad de mover esta columna depende totalmente de los músculos del tronco, dos situados frontalmente y dos posteriormente, siendo imprescindible cuando se efectúa masaje en la espalda tratar también la parte anterior y los músculos oblicuos.

En el masaje Qigong hay que tratar de bajar la energía al sacro.

Puntos a tratar

Hay una línea divisoria que marca el final del cuello y da comienzo a los músculos de la espalda y los brazos, situada en el centro del hombro, en donde se encuentra una “puerta” que abre los canales del Qi hacia los brazos, al mismo tiempo que estimula la piel y dilata los poros. Mediante la estimulación de este punto se consigue aliviar los dolores de cabeza y enviar el exceso de Qi a los brazos.

En el centro del omóplato está situada otra cavidad que estimula el intestino delgado, mientras que a un lado se encuentra otra puerta que afecta muy especialmente al corazón. Si hay estancamiento en esta zona la persona puede morir.

Siguiendo por la espalda y en el lado que coincide con la posición del corazón, encontramos otra cavidad que puede relajar el corazón si la tratamos con suavidad o paralizarlo si lo hacemos con dureza.

Si bajamos un poco más, hacia las últimas vértebras dorsales, encontraremos un lugar muy especial, el cual es considerado la puerta del Qi, ya que a través de ella pasa todo el Qi para concentrarse en el llamado Dan Tian, un lugar donde se almacena elQi, y que se encuentra en los costados, a medio camino entre la puerta del Qi y el almacén. Otro punto importante es el sacro, lugar por donde sube el Qi al cerebro y que se considera algo así como un punto de lainmortalidad. Desde el sacro, además, se envía el Qi a las piernas y los pies.

Ahora el paciente está boca abajo, pero para que mantenga la cabeza en línea con la espalda se apoyará la parte superior del tronco en una almohadilla y de esta forma la cabeza queda semicolgando.

Una vez que has conseguido sacar el Qi de la cabeza éste debe seguir su camino hacia el cuello, los brazos y la espalda, y para ello presiona la parte de los hombros más próxima a la cabeza. El Qi seguirá bajando si das masaje con la punta de los dedos y luego presionas con la palma de la mano desde la cabeza hasta la parte inferior de la espalda. Como ya estarás situado prácticamente encima del paciente deberás efectuar una presión en la parte media de la espalda, evitando empujar en las vértebras y coordinando las presiones con la respiración.

Empuja cuando suelte el aire y no hagas demasiada fuerza en las personas débiles, ya que les puedes dificultar su respiración. Utiliza tus pulgares para dar un masaje a ambos lados de la columna vertebral y luego otro un poco más separado, terminando con un masaje de los músculos próximos efectuado con la palma de la mano. Después pasarás a los costados y previamente golpearás suavemente la espalda, de arriba abajo; así mismo puedes coger trozos de piel y efectuar sacudidas. Un masaje superficial a toda la espalda y los costados, incluidas las axilas, completará el tratamiento.

Si quieres dar también un masaje en los riñones lo harás en el sentido de las agujas del reloj, presionando y aflojando la tensión continuamente. Después empújalos levemente hacia las caderas y los costados.